Cómo crear presentaciones efectivas

El experto de las oficinas de TED, Aaron Weyenberg, y la diseñadora, escritoria y oradora Nancy Duarte; comparten los puntos clave para comunicar correctamente una idea a través de una presentación de alto impacto y comentan cómo captar de manera eficaz la atención de la audiencia.

Las ideas son algo muy parecido a los sueños. Podemos verlas claramente, pero generalmente resulta muy difícil de explicarlas.

Desde Martin Luther King hasta Steve Jobs, incontables presentaciones han intentado transmitir ideas a clientes y audiencias a las que estaban dirigidas, unas con mayor éxito que otras. Pero hay expertos que han sabido identificar características comunes en todas las presentaciones más efectivas de la historia.

Para Aaron, el armado de una presentación debería seguir los siguientes patrones:

1- Pensar en las diapositivas al final.
El armado de las diapositivas debe ser la culminación del proceso de desarrollo de la presentación. Lo primero es pensar en el mensaje principal (o el concepto), estructurar los puntos de apoyo, practicar el discurso y medir los tiempos, para finalmente proceder al armado de las diapositiva. La presentación tiene que valerse por sí misma; las diapositivas son sólo algo que se superpone encima para mejorar la experiencia de la audiencia, como un complemento visual del discurso.

2- Crear un look and feel consistente.
En un buen conjunto de diapositivas, cada una se siente como parte de la misma historia. Esto se logra a través del uso de una misma familia tipográfica o tipografías relacionadas, una misma paleta de colores y un mismo estilo de imágenes a través de todas las diapositivas.

3- Pensar en las transiciones.
Ser consistentes, no significa que todas las diapositivas se vean iguales. Por eso es importante crear un estilo para las diapositivas de contenido y otro para las transiciones entre temas. Invertir los colores de fondo y texto, son un truco sencillo para indicar un cambio de tema, manteniendo la coherencia visual.

4- Menos texto casi siempre es más.
Es importante evitar textos extensos, sobre todo aquellos que se repitan en el discurso oral, ya que esto dispersa la atención de la audiencia entre la lectura y la escucha. Si no es posible reducir el texto, un truco sencillo es ir revelándolo paulatinamente.

5- Usar fotos con significado.
Las fotos simples e impactantes son capaces de resonar en la mente de la audiencia, exigiéndole menos atención al discurso. Las fotos deben hablar del concepto de una manera sencilla. Tanto si son metafóricas como literales, su relación con el discurso tiene que quedar clara.

 

Nancy Duarte, por otro lado, sostiene que los discursos de los oradores más cautivantes, como Steve Jobs o Martin Luther King entre otros, comparten una estructura similar en muchos aspectos.

Antes de encarar el desarrollo de la presentación, Nancy recomienda:

1- Encontrar puntos de identificación.
En el «teatro» de las presentaciones, la audiencia es el héroe y el presentador es su mentor. Por eso es importante que este último aprenda lo que conmueve al público, encuentre un terreno común y comparta razones contundentes que sepan inspirar.

2- Contar una historia cautivante.
Contar una historia es una técnica inherentemente persuasiva. Incluir una estructura narrativa como un cuento o algún episodio biográfico, es capaz de encender el entusiasmo, vencer la resistencia y motivar aún más a la acción.

3- Incluir imágenes conceptuales.
Si las personas pueden ver lo que se está diciendo, lo entenderán más fácilmente. Utilizar imágenes sintéticas y un diseño acorde ayuda a conceptualizar las ideas y transmitir la información más clara y poderosamente.

4- Promover la interacción.
Promover la interacción permite que la idea tome vida propia y se propague. Por este motivo, es recomendable compartir presentaciones que puedan difundirse a través de múltiples canales de comunicación.


Fuentes: blog.ted.com y duarte.com
Foto vía: macstories.net y businessinsider.com