Ya sea a través de los impuestos, el espíritu emprendedor, la propiedad intelectual o hasta el poder de compra y los hábitos de consumo, el aporte de los inmigrantes a la economía estadounidense (y al mercado mundial) es mayor de lo que se cree. Conocé qué efecto podrían tener las medidas anti-migratorias sobre las marcas y el consumo.

NO HACE MUCHO TIEMPO…

Elon Musk (fundador de Tesla, Space X, Solar City y precursor de Paypal) era un extranjero canadiense de origen sudafricano cursando un doctorado en la Universidad de Stanford.

El hijo de un inmigrante sirio, Steve Jobs, fundaba Apple.

El ruso Sergey Brin y el estadounidense Larry Page se reunían en Stanford para transformar su investigación académica en la creación de Google.

Sin embargo, tres días después de la orden ejecutiva del presidente Trump para restringir la entrada al país a extranjeros de siete países (mayormente musulmanes), el secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, calificó la medida como “un pequeño precio a pagar” para garantizar la seguridad del país.

 

¿UN PEQUEÑO PRECIO?

A medida que vamos analizando las posibles consecuencias, va creciendo la convicción de que el costo de esta política puede ser mucho mayor de lo que el Sr. Spicer reconoció en un principio, e incluso de lo que Donald Trump pueda llegar a creer.
Por eso no es casualidad que la gran mayoría de las marcas se opongan a la medida.

 

EL VALOR DE LA INMIGRACIÓN

+ Exportaciones

Las empresas con propietarios extranjeros son un 60% más propensas a exportar bienes y productos que las exclusivamente norteamericanas.
Las exportaciones son vitales para Estados Unidos, ya que son las responsables de casi el 50% de su crecimiento económico en los últimos años (según la investigación realizada en 2012 por la Asociación para una Nueva Economía Americana).

+ Recaudación

Los 1,8 millones de trabajadores indocumentados, que usan números de seguro social comprados o falsos, pagaron USD 13 mil millones en impuestos, por los cuales recibieron menos de USD 1 mil millones en servicios en 2010.
Estos números representan un flujo de caja neto anual para el tesoro estadounidense de USD 12 mil millones. (Steven Goss, Jefe de la Administración del Seguro Social).

+ Seguridad

Citando a William C. Banks, director del Instituto para la Seguridad Nacional y el Contraterrorismo en la Facultad de Derecho de la Universidad de Syracuse:

“Desde el 11 de septiembre, nadie en este país ha muerto en un ataque terrorista realizado por alguien proveniente de cualquiera de los siete países listados en la orden de restricción migratoria”.

A medida que aumenta la inmigración, disminuyen los crímenes violentos (según estudio del Centro Niskanen sobre la política de inmigración 1998-2012).
De hecho, entre los hombres de 18 a 39 años, que representan la mayor parte de los convictos en el país, los extranjeros (0,7%) son encarcelados a un ritmo cinco veces menor que los estadounidenses (3,5%),. (de acuerdo con el Consejo Americano de Inmigración).
Este dato, sin dudas, derriba el mito que vincula la inmigración ilegal con la delincuencia.

+ Conocimiento

Estados Unidos alberga el mayor porcentaje de la población estudiantil internacional, con un 19% en total (según datos del Instituto de Política de Migración en 2013).
Estos estudiantes no solo van a formarse y vuelven: muchas veces se quedan en el país y se convierten en contribuyentes clave de sus instituciones.
En palabras de Drew Faust, presidente de la Universidad de Harvard:

“Casi la mitad de los decanos de Harvard son inmigrantes – de la India, China, Irlanda del Norte, Jamaica e Irán.”

+ Competitividad

El Washington Post publicó recientemente el artículo “Universities grappling with impact of Trump’s refugee ban”, advirtiendo que las medidas anti-migratorias impulsadas por el gobierno estadounidense podrían dañar la competitividad del país, si los mejores talentos y los investigadores más brillantes ya no quisieran estudiar o trabajar en Estados Unidos.

Los extranjeros representan el 70% de los estudiantes de posgrado (maestrías y doctorados) en ingeniería eléctrica, el 63% en ingeniería informática y más del 50% en ingeniería industrial, economía, ingeniería química e ingeniería mecánica. Es decir, todas las áreas clave en el nuevo mercado mundial.

+ Tecnología

Alrededor del 25% de las empresas de ingeniería y tecnología creadas entre 2006 y 2012 contaron con al menos un fundador nacido en el extranjero, ¡y en Silicon Valley la cantidad asciende a 43,9%!
Muchas (si no la mayoría) de las empresas tecnológicas responsables de la actual revolución digital, son o fueron creadas por personas nacidas fuera de los Estados Unidos.

+ Innovación

Un artículo, publicado en Harvard Business Review en 2016, estipula que los inmigrantes tienen una mayor tendencia a emprender porque la exposición intercultural les da la capacidad de evaluar ideas de negocio desde diferentes perspectivas, identificar oportunidades comerciales prometedoras con mayor facilidad y llevar propuestas innovadoras a un nuevo contexto.

DIVERSIDAD CULTURAL = CREATIVIDAD

La variedad de ideas y experiencias culturales son el catalizador de la innovación.
Cuando se considera el papel de los estudiantes extranjeros en la creación de nuevas empresas, la posibilidad de una “fuga de talentos” resulta bastante preocupante.

+ Emprendimientos

La tasa de emprendimientos impulsados por inmigrantes en el país duplica la de los estadounidenses nativos (según investigaciones de la Fundación Kauffman).
Entre 1996 y 2011, el número de empresas creadas por inmigrantes aumentó un 50%, y la cantidad de emprendimientos llevados a cabo por estadounidenses nativos disminuyó un 10%.
El 51% de los miles de millones de startups del 2016 tenía al menos un fundador nacido en el extranjero (de acuerdo con la Fundación Nacional para la Política Americana).
Incluso muchas de las principales marcas estadounidenses tienen fundadores extranjeros.

UNA TENDENCIA MUNDIAL

La superioridad del emprendedurismo extranjero se manifiesta en diferentes sectores de la economía, e incluso a nivel global, como se desprende de esta investigación de GEM, (Global Entrepreneurship Monitor).

Los inmigrantes crearon 1 de cada 7 nuevas empresas y el 14% de los puestos de trabajo, en el Reino Unido.

– Según el Financial Times

El 44% de las nuevas empresas establecidas en Alemania fueron registradas por personas con un pasaporte extranjero.

– Según The Economist

¿Y QUÉ TIENE QUE VER TODO ESTO CON MARKETING?… MUCHO

Sin ir más lejos, podemos recopilar algunos de los datos que adelantábamos en este artículo.

· Crecimiento demográfico

El censo 2010 ya confirmaba que los hispanos son el segmento demográfico de más rápido crecimiento en Estados Unidos.
Con una población de 51,2 millones (uno de cada 6 residentes en el país), constituyen un componente crítico para el crecimiento a largo plazo de cada marca.

· Poder de compra

El mercado latinoamericano moviliza USD 1 billón, y sigue creciendo.
La edad promedio de los hispanos en el país es de apenas 28 años, lo que implica que el 75% de los adultos hispanoamericanos están dentro del rango de 18-49 años (comparado con el 56% de los no hispanos).
Y a pesar de que la mayoría de las familias son relativamente jóvenes (de acuerdo con el documento “2010 Hispanic America” de AdAge), las parejas casadas tienen el mayor ingreso de todos los tipos de hogar.
Todo esto indica que los latinoamericanos tienen un significativo poder de compra.

· Consumo de medios

Los hispanos de Estados Unidos son ávidos usuarios de tecnología, y demuestran estar en constante búsqueda de herramientas nuevas y más eficientes para conectarse con familiares y amigos, mantenerse informados sobre eventos y/o aprovechar ofertas online.
Además, son más propensos a descargar o escuchar música en dispositivos inalámbricos (22% versus 15%), jugar (19% versus 15%) y acceder a redes sociales (12% versus 10%).

· Influenciadores

Entre los bloggers hispanos de este país, la gran mayoría son mujeres, y se enfocan principalmente en compartir información de marca, productos, comunicarse con otros y dar consejos. Se establecieron a ellas mismas como expertas en su comunidad online, influenciadoras e incluso amigas, con lo cual, el contacto con ellas puede ser un importante recurso para las marcas.

· Hábitos de consumo

Si bien el impacto de la restricción migratoria en Estados Unidos puede afectar a todos los sectores, podemos poner como ejemplo uno en particular de primera necesidad: alimentación y gastronomía.
Aunque el promedio de ingresos de los hispanoamericanos pueden ser menores que el de los nativos, los primeros gastan más dinero en comida (15,3% del presupuesto de sus hogares contra el 12,5% del gastado por los estadounidenses).
Esto se debe a que por un lado, las familias tienden a ser más numerosas y, por el otro, la hora de la comida familiar y perparada en casa tienen una mayor importancia cultural.

Podés encontrar más insights sobre el consumidor latinoamericano en este post.

Hasta acá, solo vimos algunas pistas del impacto que podrían tener las ideas de Donald Trump (y compañía) en el mercado, teniendo en cuenta el verdadero valor de la migración en la economía y el mundo del marketing. Pero el verdadero “Efecto Trump” para las marcas todavía sigue siendo un misterio sin resolver.  

 

Autor: Alan Pérez – Redactor en NSB Agency
Fuentes: “Inmigration we simply cannot afford” – Heather McGowan, linkedin.com/pulse + brandreport.com

Comments