Inspiración: el diseño no es una ciencia