Tendencias: el "Nuevismo"

Para los consumidores que han nacido en la era de «expectation economy» exigiendo lo mejor de lo mejor, la palabra «novedad» siempre indica algo positivo.

Todo el mundo busca productos y servicios cada vez mejores y los nuevos productos pueden ser probados fácilmente, principalmente online, sin ningún (o casi ningún) tipo de riesgo. ¿Porqué los consumidores desean lo nuevo más que nunca y qué tipo de respuesta pueden ofrecer las marcas? 

Nuevo significa ser interesante, cool, vivir más experiencias, ser EL primero. Lo nuevo da STATUS.

Estas son algunas de las fuerzas responsables por impulsar el éxito de NUEVISMO:

1. CREATIVE DESTRUCTION
Con el volumen y rapidez con que crecen las innovaciones, la «creación» ya esta sobrepasando la «destrucción». De hecho, desde economías más estables hasta las emergentes, está creando nuevos productos, servicios y experiencias continuamente, incluso en la industria B2B. Este trayecto permite que la idea de «novedad» sea desvinculada de estrategias de marketing de marcas «viejas» que se quieren mostrar actuales («nuevo y mejorado») y pase a ser parte de propuestas genuinas y excitantes para sus consumidores.
No pasa un día sin que una marca o persona hasta entonces desconocida ofrezca, de manera más conveniente y sorprendente, una promesa de novedad o experiencia mejorada.
Mientras que en el año 2000 se registraron 1,4 millones de patentes, en el 2010 esa cifra ascendió a 2 millones.

2. FSTR
El vertiginoso crecimiento de información y excitación del mundo online, es el gran motor del NUEVISMO.
La aplicación de Instagram, con sus 10 millones de usuarios en su primer año de vida fue un claro ejemplo de esto.
Lo mismo ocurrió con productos como Pebble que recaudó más de USD 10 millones en 37 días en Kickstarter (la plataforma de crowdfunding ,que permite la creación de un mercado constante de innovación: ¡ahora cualquier persona puede probar, financiar y lanzar nuevas ideas!).
Taco Bell, a su vez, vendió 100 millones de sus nuevos Doritos Locos Tacos en 10 semanas: el lanzamiento más exitoso de cualquier producto de la marca.
El entusiasmo y la atención se están ampliando y acelerando.

3. EXPERIENCE CRAMMING
El deseo de poder contar historia únicas es lo que crea consumidores más ávidos por nuevas experiencias, especialmente en un mundo donde gran parte de nuestra identidad se expone en el mundo online.
Cualquier experiencia a la que pocas personas tengan acceso es automáticamente un símbolo de status. Sin embargo, como la búsqueda por lo nuevo ya es parte fundamental en la vida de todos, vivencias “únicas” (a precios razonables) ya son difíciles de encontrar. La alternativa (más barata y práctica) para los consumidores en busca de status es el «experience cramming» (abarrotarse de experiencias): colectar y combinar cantidad y variedad de todo tipo de experiencia.

 4. STATUS STREAM
Además de coleccionar experiencias, en un mundo donde estamos siempre al tanto del pulso global de las novedades y tendencias en productos y servicios, mostrarse bien conectado se confiere status social.
De hecho, ayudar a los consumidores en su búsqueda de lo nuevo, o ser el primero en descubrir, conocer o hacer algo por primera vez es una oportunidad en sí misma. Por ejemplo: en abril del 2012, Nike lanzó una cantidad determinada de zapatillas coleccionables de edición limitada a través de un sistema de reserva mediado por Twitter.
El estatus social llega a través de la calidad de las conexiones de cada persona para ser parte de lo nuevo.

5. TRYSUMERS
Es importante observar que este ecosistema de demanda por innovaciones es totalmente transparente. Críticas, reviews y notas se dan casi automáticamente a cada nuevo producto o servicio en el mercado, lo que significa que el riesgo es minimizado para quien quiera probar algo nuevo.
Además, nuevos modelos de negocio como las suscripciones, el «tryvertising», «owner-less» o «recommerce», por ejemplo, permiten que los consumidores experimenten las novedades con menos compromiso y a precios más accesibles.
El riesgo de probar algo nuevo es prácticamente zero.

6. TO HAVE IS TO (H)OLD
Muchas de las cosas que tenemos ya no necesitan envejecer. Para los consumidores que se han adherido a soluciones «owner-less», alquilar o compartir autos, ropas y hasta aparatos electrónicos, realizar actualizaciones constantes y vivir nuevas experiencias están siempre a un solo click.
Gracias a la tendencia de «recommerce», por ejemplo, hasta los consumidores compulsivos pueden descubrir el valor de sus compras anteriores. Tiendas de venta de ropas de segunda mano y plataformas de intercambio de productos, ofrecen opciones inteligentes y convenientes a los consumidores dispuestos a cambiar sin gastar mucho.

CONCLUSIÓN
Si bien el NUEVISMO es ese afán de vivir nuevas experiencias, esto no quiere decir que lo nuevo siempre elimine a lo viejo. El NUEVISMO no significa que toda la atención del consumidor será concentrada en lo nuevo. Marcas tradicionales, conocidas por ofrecer calidad, confianza y procedencia siguen teniendo mucho valor. Sigue habiendo valor en historias bien contadas, en la comodidad, en la tradición, en la cultura local, en la personalización.
NUEVISMO es destrucción creativa, hiper-competencia, globalización, consumismo extremo y una celebración de la innovación, todo en uno. Para las marcas, nuevas o más consolidadas, la tendencia se resume en capturar y mantener la atención del consumidor. Aunque la atención de los consumidores se haya transformado en lujo, las recompensas pueden ser inmediatas y masivas. De todas formas, «lo único constante es el cambio» y tampoco es que tengas otra opción.


Fuente: trendwatching.com